Hace 10 años que cumplo 15
Estudiante universitaria
Escritora de mentiras
Reseñadora de lo que quieran enviarme
Soñadora a tiempo completo
(más)

Conoce a mami ❤


La hermosa persona que hizo el hermoso diseño de este blog
Con la tecnología de Blogger.

Gente que me cae bien:

Sitios que sigo:

Typewriter Notes {Blog Reseñas y Mucho más}


Image and video hosting by TinyPic
Banner





Image and video hosting by TinyPic




Through Books





Si deseas afiliarte déjame un mensaje aquí

Participo en...



Blog Archive

Studio Ghibli soundtracks


Zafora


Un hombre de unos 30 años yacía sentado en el sillón frente al televisor de un pequeño departamento. Llevaba la barba crecida y dispareja, lo cual denotaba que no era usual que la llevase así, y la rascaba de cuando en cuando con la mano izquierda. En la derecha, sostenía una cerveza a la mitad, que de a ratos hacía compañía a sus iguales, vacías del todo, que se encontraban sobre una mesa auxiliar dónde también se hallaba el control remoto.
Era de día, se podía advertir por los pequeños espacios entre el marco de las ventanas y las cortinas cerradas que dejaban entrar mínimos rayos de luz cada vez que el viento soplaba y las levantaba. Sin embargo, la única luz constante y visible era la del televisor, que robaba absolutamente toda la atención de aquél individuo, y lo absorbía de la realidad hasta el punto de no notar cuando otro hombre, de aproximadamente la misma edad, entró en el lugar, causando un escándalo cuando empujó varias latas de conservas y más botellas de cerveza al tratar de abrir la puerta.
-¿Qué no te cansas? – mencionó el recién llegado, asqueado por el tiradero que había, y por el polvo que si bien no veía por la oscuridad, su nariz si percibía. – ¡Achu! – Resonó.
El afectado, sólo desvió la mirada un segundo y tras realizar un rápido escaneo del intruso volvió su vista a la pantalla.
-Necesitas ayuda… – continuó Diego luego de recuperarse del estornudo. – Pero no te preocupes, soy tu amigo y no te dejaré solo, puedes contar conmigo para lo que quieras…
-No quiero nada, ya vete, me interrumpes – contestó ofuscado Martín, cortando a su compañero. – Ya he tenido suficientes charlas espirituales, piscólogos y esas cosas… sólo déjame… – dijo ya con tinte melancólico.
-No lo haré, ya es hora que hables con alguien de tus problemas – insistió, cerrando los puños hasta el punto de casi hacerse daño, se sentía impotente. Desde la muerte de Silvia, la novia de su mejor amigo, hacía cuatro meses, este no había salido de ese estado. Es más, dudaba que hubiese sobrevivido siquiera un mes sin trabajo o comida. Así que decidió ayudarlo llevándole víveres y uno que otro psicólogo o psiquiatra para tratar de conversar con él, pero nada parecía funcionar, él seguía prendido del recuerdo… de lo que hubiese pasado si… del anhelo… de ese estúpido aparato.
-No – murmuró cortante Martín, sin dirigirle la mirada, a la vez que llevaba el último sorbo, que quedaba en la botella de cerveza, a sus labios.
-¡Maldito sea el día en que inventaron esa estupidez! – Explotó finalmente Diego. No lo aguantaba más. Había sido paciente esos últimos meses, pero no podía seguir así.
Impulsivo, se dirigió a la ventana y haló las cortinas para dejar entrar luz, que no había penetrado en el establecimiento desde hacía meses. Esta, dejó al descubierto el demacrado departamento, completamente sucio, dónde denotaba que nadie había pasado ni una franela por encima de una mesa. Y luego, viró su mirada hasta toparse con su demacrado dueño, cuyo aspecto descubierto y descuidado era sólo la punta del iceberg de su ahora descubierta y descuidada alma, que pedía a gritos ayuda.
Casi de inmediato, Martín dejó escapar algunas lágrimas, que no había dejado salir desde el día de su fatídica pérdida. Ese día en que dejó de ser él mismo, y empezó a vivir como un espectador de lo que había pensado era su vida, pero no era más que su perdición, un túnel de melancolía sin fin.
Fue entonces que Diego se acercó a él y, tras agacharse hasta quedar sentado en el suelo, le dio el abrazo que desde hacía tanto tiempo había necesitado, mientras miraba a los ojos a su amigo, en la pantalla del televisor. Un Martín que no era su Martín, que estaba feliz y vivía junto a Silvia, otra Silvia, otra vida, en otro sistema de otro universo. Un universo paralelo, diferente a todos los otros, de todos los demás canales de ese perturbador aparato llamado Zafora TV 2200, satélite multiuniverso , lo último en entretenimiento.


No hay comentarios:

Me encantaría recibir un comentario tuyo <3

Cargando...

¿Te gusta lo que lees?





Déjame un comentario (≧◡≦)

No necesitas una cuenta en Gmail, puedes escribirme como anónimo.

Estoy escribiendo...

*Sueños de carbón
*Eres un IDIOTA
Dale clic aquí para ir a mi Wattpad

Recent tweets

¿Qué estoy leyendo?

¡SOY UNA LENTA LEYENDO! Supérenlo

Escala de puntaje [Reseñas]

◕ ‿‿ ◕


BlogsPeru.com

Visitas